Análisis AFC Sur Después del Draft y Agencia Libre

Análisis AFC Sur Después del Draft y Agencia Libre

7 de Mayo de 2020

La AFC Sur es una de las divisiones más impredecibles de la NFL. Sus equipos son muy cambiantes, volátiles. Para este año, la punta se asemeja muy pareja y, quitando a los Jacksonville Jaguars, cualquiera de los otros tres equipos puede, sin mayor sorpresa, ser el campeón divisional. Veamos que tal quedan los equipos para tus apuestas NFL.

Análisis AFC Sur Después del Draft y Agencia Libre

Probabilidades de apuestas para ganar la AFC Sur

  • Indianapolis Colts +160
  • Tennessee Titans +175
  • Houston Texans +270
  • Jacksonville Jaguars +1000

Los Colts se armaron para ganarlo todo, pero el repentino retiro de Andrew Luck apenas antes de que iniciara la temporada anterior dejó al equipo sin un mariscal élite, es más, lo dejó sin opciones de buscar un mariscal de calidad.

Con Jacoby Brissett fue una montaña rusa, un record de 7-8 como titular y vieron partir sus oportunidades de playoffs. Pero Indianapolis se movió, adquirió al veterano Philip Rivers en una apuesta inmediata a dar el golpe. Rivers es un mariscal con gas en el tanque, pero nunca ha llegado a la fiesta grande de la NFL. Es una apuesta agresiva para ganar el AFC Sur, pero que trae sus riesgos.

La línea ofensiva de los Colts es de las mejores de la NFL, Rivers tiene armas. Los receptores abiertos TY Hilton y el recién seleccionado Michael Pittman son dos armas de gran valor y de distintas características para que Rivers los explote. Hilton ha estado en el top durante varios años mientras que Pittman es físicamente imponente y seguramente ganará muchos pases divididos.

Marlon Mack es un corredor muy efectivo y también seleccionaron a Jonathan Taylor que ayudará a impulsar el juego terrestre. Rivers debe evitar ser tan errático y volver al nivel que lo hizo un mariscal digno de Salón de la Fama, con eso los Colts se ponen en posición de mucho éxito.

En su ya buena defensa, agregaron a figuras de la talla del tacle defensivo DeForest Buckner y del esquinero Xavier Rhodes. El equipo de Indianapolis es absurdamente completo, esperarán elevarse a niveles de contendiente.

Luego tenemos a la Cenicienta del año anterior. Los Tennessee Titans pagan $170 por cada $100 apostados. Eliminando a equipos de la talla de Baltimore y New England (ambos de visita) el año anterior, Tennessee encontró el método para competir.

Su corredorDerrick Henry  fue el campeón en yardas terrestres de la NFL, con 1540 yardas y 16 anotaciones. En Ryan Tannehill encontraron un mariscal que complementa las habilidades de Henry, tiene confianza y aprovecha el play-action para crear jugadas.

Además, se consolidó como un entrenador en jefe capaz en ambas facetas del juego. Innovando y sorprendiendo a entrenadores de la talla de Bill Belichick, Andy Reid y John Harbaugh, entre otros.

En defensiva dejaron ir al liniero Jurrell Casey y el back defensivo Logan Ryan, pero utilizaron el draft para llenar esos huecos. Tennessee viene de una buena temporada, lo positivo es que el campo para crecer existe y los Titans parecen entender por dónde es la vía.

Houston retrocedió bastante, su entrenador en jefe y gerente general Bill O’Brien demostró no estar capacitado para ninguno de esos dos trabajos y dejó ir a una de las mejores alas abiertas del mundo en DeAndre Hopkins por una segunda ronda y el corredor en declive David Johnson, que de paso, tiene un contrato millonario. Genial, Bill.

Deshaun Watson es quien los tiene en la pelea en el ámbito ofensivo, ya que no hay mucha protección para él, simplemente sucede que Watson se las ingenia para hacer jugadas magníficas. Su cuerpo de receptores es bueno, Will Fuller, Brandin Cooks, Randall Cobb y Kenny Stills son receptores más que decentes, pero el dejar ir a Hopkins por básicamente nada, es una decisión indefendible.

Por otra parte, la defensa ha dependido del ala defensiva JJ Watt, quien, sí, es un monstruo, pero ha tenido problemas de lesiones fuertes. Sin él, la defensa no es precisamente fuerte, por lo que el tacle defensivo Ross Blacklock deberá rendir su selección de segunda ronda con creces.

En la secundaria el equipo no se repuso del todo de haberse alejado de Tyrann Mathieu. Es una línea secundaria un tanto inconstante, aunque esta también se vio reforzada en el draft con el esquinero John Reid.

Por último, los Jaguars, que aparentan tener una costumbre de hacer talento y rápidamente deshacerse de él. La lista de bajas de Jacksonville es fuerte. Su mejor liniero defensivo Calais Campbell partió a Baltimore por un precio bajísimo y su esquinero AJ Bouye también dijo adiós.

En ofensiva, el experimento del mariscal Nick Foles duró un año y quedarán a manos del mariscal de segundo año Gardner Minshew, quien tuvo buen rendimiento logrando 21 anotaciones por solo seis intercepciones el año anterior.

En el juego terrestre querían deshacerse de su mejor corredor, Leonard Fournette. Sin embargo, parece que las 1152 yardas de Fournette volverán a Jacksonville. Fournette es la vida de esta ofensiva y carga con mucho peso en llegar a la zona roja.

Jacksonville paga $1000 por cada $100 apostados, pero esta franquicia toma decisiones ilógicas constantemente, así que apostar por ellos no es algo muy recomendable.